Ha sido publicado el Motu proprio “Antiquum ministerium” (firmado el 10 de mayo) con el que el Papa Francisco establece el ministerio laical de catequista: una necesidad urgente para la evangelización en el mundo contemporáneo, que debe realizarse de forma secular, sin caer en la clericalización, afirma el Papa.
En el contexto de la evangelización en el mundo contemporáneo y ante la imposición de una cultura globalizada es necesario reconocer la presencia de laicos que, en virtud del propio bautismo, son llamados a colaborar en el servicio de la catequesis. Fidelidad al pasado y la responsabilidad por el presente son las condiciones indispensables para que la Iglesia pueda llevar a cabo su misión en el mundo, dice Francisco.