Con estas palabras, el Papa Francisco concluyó su discurso al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede el pasado 8 de febrero, dentro de una más amplia preocupación sobre una crisis antropológica general. Os invitamos a leer el discurso entero en:

https://www.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2021/february/documents/papa-francesco_20210208_corpo-diplomatico.html